in , ,

LOL Me Enoja WTF

Abuela cubana estafa el medicare y se fuga a Cuba

El currículum de Dora Robaina tenía mucha experiencia trabajando en las lucrativas raquetas Medicare de Miami.

Había cumplido dos años en prisión hace una década por fraude y se enfrentaba a nuevos cargos por su sospechoso papel como reclutadora de pacientes en otro faceta que los fiscales dicen que ha perjudicado a millones del programa gubernamental. Y antes de que ese caso pudiera incluso comenzar, ella estaba dispuesta a pasar tres años tras las rejas para deshacerse del cabecilla de la estafa para poder evadir a los agentes del FBI que habían venido a arrestarla en una oficina dental de Hialeah donde trabajaba.

Pero Robaina, de 49 años, también estaba a punto de convertirse en abuela. Así que la primavera pasada, un juez federal concedió su petición de retrasar la rendición para poder asistir al nacimiento esperado de su nieto. Se suponía que ella se entregaría en junio pasado.

En cambio, la abuela huyó – probablemente a Cuba. Ha sido una ruta de escape popular para los fugitivos de fraude de Medicare. Durante la última década, docenas de acusados ​​han buscado refugio en la isla comunista cuando se enfrentan con cargos criminales en Miami.

“Ella tenía una cita conmigo, pero ella nunca se presentó”, dijo su abogado defensor, David T. Alvarez, quien obtuvo su fianza y rendición demora con el apoyo de la oficina del abogado de los EE.UU. Pero no creo que huyera. No tiene ningún sentido porque era una jugadora menor en el caso principal “.

 

Sin embargo, agentes del FBI que rastrean a esos fugitivos sospechan que Robaina se escapó a Cuba siguiendo las huellas del líder de una red de farmacias de Miami-Dade, Pedro Torres, y tres de sus socios. Esos cuatro acusados ​​son sospechosos de huir a Cuba antes de enfrentar una acusación de fraude de Medicare de casi 17 millones de dólares en abril pasado.

La oficina del FBI en Miami calcula que hay alrededor de 160 acusados ​​en los casos activos de fraude de Medicare en el sur de la Florida. Juntos, los fugitivos son acusados ​​de robar cientos de millones de dólares del programa Medicare financiado por los contribuyentes para personas mayores y discapacitados mediante la presentación de reclamaciones falsas por una variedad de servicios falsos, incluyendo suministros médicos, fisioterapia y medicamentos recetados.

Casi todos los fugitivos son inmigrantes nacidos en Cuba que huyeron a Cuba, México, República Dominicana y otros países de habla hispana para evadir juicios federales. Con la excepción de Cuba, varios países extranjeros con tratados de extradición estadounidenses han ayudado a las autoridades federales a capturar y devolver a los fugitivos de Medicare. Pero la mayor parte del tiempo, el FBI simplemente toma un descanso cuando los fugitivos tratan de regresar a los Estados Unidos.

Durante la última década, el FBI ha capturado a más de 60 fugitivos de Medicare, con la mayoría se detuvo en el Aeropuerto Internacional de Miami cuando intentaron volver a entrar en el país. Desde fines de 2013, cuando el Miami Herald informó por última vez sobre el problema, el número de arrestos por fugitivos ha aumentado drásticamente en unos 25, según los registros de la oficina.

“O bien vienen voluntariamente sabiendo que van a ser arrestados o llegan sin saber que son buscados porque han sido acusados ​​bajo una acusación sellada”, dijo el Agente Especial del FBI, Bryan Piper, un veterano miembro del departamento de salud de la oficina Fraude en el sur de la Florida.

De hecho, una estrategia clave para evitar que los delincuentes de Medicare se conviertan en fugitivos es archivar acusaciones en secreto para que los objetivos de las investigaciones no descubran que son buscados antes de huir del sur de la Florida.

Pero cuando escapan, los fugitivos pueden ser detenidos mientras viajan en bote desde Cuba a los Cayos de la Florida -como fue el caso de Jorge L. Portillo, quien fue detenido en marzo pasado después de estar en libertad desde 2009. O al intentar Cruzar de México a Texas en la frontera suroeste – como ocurrió con Joel Fuentes, quien fue arrestado en septiembre tras huir en 2008.

Portillo, de 40 años, fue sentenciado en agosto a dos años de prisión después de declararse culpable de conspirar para defraudar a Medicare como “propietario nominado” de una compañía de equipos médicos duraderos de Miami que presentó $ 2 millones en reclamaciones falsas y recibió $ 927.000 en pagos hace una década.

Fuentes, de 51 años, se declaró culpable en diciembre de la misma ofensa de Medicare que el operador de una clínica de terapia de Miami que presentó $ 3,5 millones en reclamaciones fraudulentas por drogas de infusión a través de una compañía de cuidado administrado y fue pagado $ 2.3 millones hace una década. El socio de negocios de Fuentes, Julio C. Martin, de 42 años, es un fugitivo que se cree que está en Cuba.

Robaina, la abuela y otros cuatro acusados ​​de su fraude de farmacia en Miami-Dade son los últimos fugitivos que se cree que escaparon a Cuba.

Robaina, que ya había cumplido dos años en un caso anterior de fraude de Medicare en 2005, se reincorporó a las raquetas médicas de Miami como reclutador de pacientes. En 2011, formó parte de un equipo de reclutadores que proporcionó a los beneficiarios de Medicare a una cadena de 10 farmacias de Miami-Dade controladas por Pedro Torres, quienes pagaron $ 16.7 millones en recetas de Medicare por medicamentos recetados que no fueron proporcionados a los pacientes, según un acusación.

En septiembre de 2015, un trío de agentes del FBI, entre ellos Piper, recibió un consejo de que Torres estaba en un consultorio dental de Hialeah y fue allí a arrestarlo. Pero Torres se escapó cuando un empleado de la oficina, Robaina, creó una distracción. Ella gritó en español que el sospechoso había corrido por el pasillo y en la calle.

Los agentes nunca alcanzarían a Torres, de 44 años, ni a tres de sus compañeros de farmacia: Mario Saul Lay y Ariel Nunez Finalet, ambos de 51 años, junto con Antonio Hevia, de 53 años, que tenía una condena por fraude de Medicare de 2005. Los cuatro sospechosos se escaparon antes de la acusación – acusando a un total de 18 acusados ​​incluyendo Robaina – se presentó en abril del año pasado.

Robaina, que compartió una residencia de North Bay Village con Torres, desaparecería en la primavera pasada – después de que su abogado obtuviera un retraso de un juez federal para rendirse a prisión por su condena accesoria derivada del incidente dental. Robaina, a quien se le había ordenado rendirse el 10 de mayo de 2016, pidió una prórroga porque el nacimiento de su nieto se debía 10 días después. El juez federal Donald Middlebrooks le permitió rendirse el 10 de junio.

La extensión de Middlebrooks – junto con un bajo vínculo que Robaina había recibido de un juez diferente por su papel de reclutadora de pacientes en el caso de farmacia principal – era rara a la luz de la histórica represión por parte del banco federal del sur de la Florida y los fiscales de los delincuentes de Medicare, Con lazos con Cuba que podrían huir fácilmente.

Y, como ha sucedido antes en algunos casos, Robaina desapareció.

Su abogado, Alvarez, dijo que se puso en contacto con el hijo de Robaina, quien le dijo que no estaba en casa. “Me dijo que su pit bull fue colocado en una perrera”, dijo Alvarez. Esa es la última vez que oí hablar de ella.

Con informacion del MiamiHerald.com

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading…

Comments

comments

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Ejército cubano amenaza a Obama de muerte y guerra con la presencia de Raul

Manolín critica el cierre de “The Place” y acusa al exilio de jugar a ser Fidel Castro