Connect with us

Cuba

Madre de José Fernández: “Vivan el legado de mi hijo. Rían como él”

Published

on

Maritza Gómez Fernández, la madre del joven pitcher cubano de los Marlins que falleció en un accidente marítimo hace un mes, agradeció a través de una carta las muestras de apoyo recibidas tras la trágica muerte de su hijo.

Al comienzo de la carta, publicada por elMiami Herald, Martitza comparte el profundo dolor que siente ante la muerte de su hijo “José Fernández es mi único hijo. Lo compartí con todo un pueblo que también lo quería. Mi dolor es profundísimo. Sé que para ustedes también. Lo querían como a un hijo, nieto, hermano y amigo; aún para muchos sin haberlo conocido. Lo veían como una estrella de la pelota, pero también como uno más entre ustedes”

Pese al dolor de una madre rota por un hecho tan trágico, no dudó en agradecer todo el cariño recibido en vida por su hijo y explicó: “Gracias a este gran país que nos dio la bienvenida, mi hijo pudo lograr su sueño de llegar a las Grandes Ligas y también lograr la ciudadanía norteamericana. Nunca dejó de amar profundamente a Cuba, pero Estados Unidos era una inspiración para él”.

También Maritza Gómez tuvo palabras de agradecimiento para todos aquellos que estuvieron presentes en la dolorosa despedida de José Fernández: “Si algo me ha sustentado en estos días, es el amor que tuvieron por mi hijo. Como su madre, gracias por esa bendición. En nombre de mi familia, especialmente de mi mamá, quiero agradecer todas las oraciones por él, por María y por mi nieta en su vientre. Quiero agradecer a toda la comunidad por acompañarnos en los momentos más difíciles de nuestras vidas. El amor y apoyo que hemos recibido nos ayuda a enfrentar esta dura realidad”.

A continuación reproducimos el texto íntegro de la carta:

“José Fernández es mi único hijo. Lo compartí con todo un pueblo que también lo quería. Mi dolor es profundísimo. Sé que para ustedes, también. Lo querían como a un hijo, nieto, hermano y amigo; aun para muchos sin haberlo conocido. Lo veían como una estrella de la pelota, pero también como uno más entre ustedes. Gracias a este gran país que nos dio la bienvenida, mi hijo pudo lograr su sueño de llegar a las Grandes Ligas y también lograr la ciudadanía norteamericana. Nunca dejó de amar profundamente a Cuba, pero Estados Unidos era una inspiración para él.

Si algo me ha sustentado en estos días, es el amor que tuvieron por mi hijo. Como su madre, gracias por esa bendición. En nombre de mi familia, especialmente de mi mamá, quiero agradecer todas las oraciones por él, por María y por mi nieta en su vientre. Quiero agradecer a toda la comunidad por acompañarnos en los momentos más difíciles de nuestras vidas. El amor y apoyo que hemos recibido nos ayuda a enfrentar esta dura realidad.

Quiero agradecer a su familia de los Marlins, Jeffrey Loria, David Samson, Michael Hill, sus entrenadores y compañeros de equipo a través de los tiempos. También, agradezco a su agente, Scott Boras. Sepan que lo llenaba de alegría la fraternidad que compartían. En los Marlins, sus sueños se acentuaron y otros se realizaron. Allí compartió con los fanáticos, les ofreció su sonrisa y su gozo por el béisbol.

Mi hijo no descansaba sin pensar en cómo ayudar a los demás. Tenía pasión por ayudar a los niños pacientes de cáncer a través de Live Like Bella. Le gustaba compartir con todos los jóvenes e inspirarlos para el futuro. Compartió con Sabrina, una joven con síndrome de Down para traerle una sonrisa. Compartía con personas mayores para sentirse cerca de sus raíces. En medio de esta pesadilla, le doy gracias a Dios que mi hijo –aun joven– deja una huella auténtica, y ustedes dejaron una en él”, explicaba.

En los momentos más inconsolables, sin poder creer lo sucedido, me vi en una procesión solemne en las calles de Miami. En ese duro recorrido, vi el amor en el estadio por los peloteros y empleados de los Marlins, y el pueblo que acudió ahí.Sentí la bendición en la Ermita, lugar sagrado para nosotros los cubanos. Vi el pueblo en las aceras; el brindis del cafecito en La Carreta, donde las banderas de Cuba y Estados Unidos se ofrecieron como símbolo del patriotismo de mi hijo. Y, en un momento profundamente impactante para nuestra familia, la noche en San Brendan donde miles lo despidieron.

Nuestro confort fue el amor que mostraron. Nos dieron fuerza. Quiero agradecer a los Marlins, las autoridades locales, los departamentos de policía de Miami-Dade y la Ciudad de Miami, la Iglesia San Brendan, los sacerdotes, los músicos y el coro, los medios de comunicación, y todos los que colaboraron por ofrecerle a mi hijo una despedida y misa tan hermosa. Quiero agradecer a la Funeraria Caballero Rivero y a todos los que enviaron flores y contribuciones a JDF16 Foundation. Agradezco a las Grandes Ligas por los homenajes a mi hijo.

“José Fernández es mi único hijo. Lo compartí con todo un pueblo que también lo quería. Mi dolor es profundísimo. Sé que para ustedes, también. Lo querían como a un hijo, nieto, hermano y amigo; aun para muchos sin haberlo conocido. Lo veían como una estrella de la pelota, pero también como uno más entre ustedes. Gracias a este gran país que nos dio la bienvenida, mi hijo pudo lograr su sueño de llegar a las Grandes Ligas y también lograr la ciudadanía norteamericana. Nunca dejó de amar profundamente a Cuba, pero Estados Unidos era una inspiración para él.

Si algo me ha sustentado en estos días, es el amor que tuvieron por mi hijo. Como su madre, gracias por esa bendición. En nombre de mi familia, especialmente de mi mamá, quiero agradecer todas las oraciones por él, por María y por mi nieta en su vientre. Quiero agradecer a toda la comunidad por acompañarnos en los momentos más difíciles de nuestras vidas. El amor y apoyo que hemos recibido nos ayuda a enfrentar esta dura realidad.

Quiero agradecer a su familia de los Marlins, Jeffrey Loria, David Samson, Michael Hill, sus entrenadores y compañeros de equipo a través de los tiempos. También, agradezco a su agente, Scott Boras. Sepan que lo llenaba de alegría la fraternidad que compartían. En los Marlins, sus sueños se acentuaron y otros se realizaron. Allí compartió con los fanáticos, les ofreció su sonrisa y su gozo por el béisbol.

Mi hijo no descansaba sin pensar en cómo ayudar a los demás. Tenía pasión por ayudar a los niños pacientes de cáncer a través de Live Like Bella. Le gustaba compartir con todos los jóvenes e inspirarlos para el futuro. Compartió con Sabrina, una joven con síndrome de Down para traerle una sonrisa. Compartía con personas mayores para sentirse cerca de sus raíces. En medio de esta pesadilla, le doy gracias a Dios que mi hijo –aun joven– deja una huella auténtica, y ustedes dejaron una en él”, explicaba.

En los momentos más inconsolables, sin poder creer lo sucedido, me vi en una procesión solemne en las calles de Miami. En ese duro recorrido, vi el amor en el estadio por los peloteros y empleados de los Marlins, y el pueblo que acudió ahí.Sentí la bendición en la Ermita, lugar sagrado para nosotros los cubanos. Vi el pueblo en las aceras; el brindis del cafecito en La Carreta, donde las banderas de Cuba y Estados Unidos se ofrecieron como símbolo del patriotismo de mi hijo. Y, en un momento profundamente impactante para nuestra familia, la noche en San Brendan donde miles lo despidieron.

Nuestro confort fue el amor que mostraron. Nos dieron fuerza. Quiero agradecer a los Marlins, las autoridades locales, los departamentos de policía de Miami-Dade y la Ciudad de Miami, la Iglesia San Brendan, los sacerdotes, los músicos y el coro, los medios de comunicación, y todos los que colaboraron por ofrecerle a mi hijo una despedida y misa tan hermosa. Quiero agradecer a la Funeraria Caballero Rivero y a todos los que enviaron flores y contribuciones a JDF16 Foundation. Agradezco a las Grandes Ligas por los homenajes a mi hijo.

Fuente: CC

Cuba

Yuriorkis Gamboa sigue encarcelado en Cuba por accidente fatal, caso legal en desarrollo

Published

on

Crece la preocupación por el ex campeón mundial y medallista de oro olímpico Yuriorkis Gamboa, debido a la reticencia de las autoridades cubanas a liberarlo de la cárcel mientras espera que se resuelva su caso legal.

Como informó BoxingScene.com hace unas semanas, Gamboa estuvo involucrado en un accidente fatal el 31 de diciembre mientras conducía por Santiago de Cuba camino a Guantánamo.

Según los informes, Gamboa conducía por una carretera oscura y no pudo evitar a un peatón, que supuestamente se paró frente al auto del boxeador. El peatón falleció a causa de sus heridas.

Según el mánager de Gamboa, Jesse Rodríguez, hay un testigo que parece aliviar la culpa del boxeador.

“Es algo frustrante, porque estamos ante algo en lo que te sientes mal por la pérdida de vidas humanas”, dijo Rodríguez a George Ebro.

“Si tiene que enfrentar un juicio por la justicia cubana, pues que se presente y asuma lo que allí pase, pero lo justo es su liberación inmediata para que espere su juicio en su casa. Tiene que enfrentarse a la ley de Cuba, pero Gamboa debería estar libre.

“Si la ley dice que hay un juicio por venir, el testigo que estaba con el occiso ha declarado que no fue culpa de Gamboa. La reconstrucción de los hechos demuestra que no fue culpa de Gamboa. Pero si la ley dice que un juicio hay que retenerlo, dejar ir al muchacho hasta que enfrente su día en la corte cubana”.

Gamboa ha dividido su tiempo entre Miami y Guantánamo y suele venir a Estados Unidos para realizar sus campos de entrenamiento para peleas importantes, como lo hizo en sus recientes peleas contra Devin Haney, Gervonta Davis e Isaac Cruz.

Gamboa ha perdido sus últimas tres peleas, incluida una brutal derrota por nocaut ante Cruz el 16 de abril de 2022.

Ahora a sus 41 años, y con este asunto judicial pendiente, todo indica que su carrera boxística ha llegado definitivamente a su fin.

Continue Reading

Cuba

Fallecen 9 recién nacidos en el hospital ‘Hija de Galicias’ en La Habana, Luyano

Published

on

Crean una Comisión Nacional para “investigar las causas y acorde con los resultados se aplicarán las medidas pertinentes”, dijo el MINSAP

Pasan las horas y otro bebe recién nacido fallece, incrementando la suma ha 9 recién nacidos fallecidos en menos de 24 horas.

“Hay ratones en la sala de ortopedia, ‘cucarachitas.’ No hay guantes , no hay inyecciones, no hay medicamentos, no hay higiene, no hay test no hay nada. Los niños nacen en este hospital sin defensa ninguna por eso se están muriendo.”, dijo fuente cercana a Havana Viral.

Los medicos de pediatría los tienen acosados, no los dejan salir del hospital. Al parecer en el hospital hay un virus que esta matando a los recién nacidos. El gobierno le esta hechando la culpa de la muerte de los niños a los medicos, según nos informo nuestra fuente cercana ha Havana Viral.

Los estudiantes de primer año de enfermería deben llevar sus propias jeringuillas y guantes porque en el hospital no lo proporcionan. Y así mismo hacen que estos mismos estudiantes experimenten sin experiencia con enfermos.

La limpieza es pésima, simplemente no existe en el hospital de Hijas de Galicias como todos los hospitales en el resto del país Cuba.

Esta información sera actualizada.

Continue Reading

Trending

Share via
error: Content is protected !!